Have an account?

chang~friends

Changminizada Yuuki Fic's

martes, 25 de mayo de 2010

Changmin en el País de las Maravillas cap. 2

Yunho, el gato risón


Seguí caminando bosque adentro hasta que de pronto escuché música proveniente de algún lugar.

Llegué y me acerqué hacia donde se escuchaba la música.

- ¿Una casa en medio del bosque? – Susurré algo desconfiado, quedando frente a la puerta – ¡Oh!, ¡Quizás haya comida! –

Toqué el timbre esperando a que alguien abriera la puerta, pero nada. Volví a tocar repetidas veces pero nadie abría.

- ¡¿Hay alguien aquí?! –

Nadie contesto, pero si había música debía haber gente ¿No? Cuando golpeé la puerta esta se abrió completamente.

- Está abierta… - Me asomé por la puerta y grité, pero nadie contestó, así que entré - ¿Hola? –

Caminé lentamente, había una escalera enorme al medio de la habitación por la cual subí. De pronto un delicioso aroma inundó mi nariz.

- Oh… comida… -

Caminé como hipnotizado hacia la habitación de donde venía ese exquisito aroma y cuando entré mis ojos brillaron.

- Woah… - Miré la mesa que había dentro de la habitación, ¡Estaba llena de comida! ¡Era impresionante! – ¿Hay alguien aquí? – pregunté nuevamente pero como esperaba nadie contestó.

Me acerqué a la única silla que había y encontré una carta que decía “Léeme”, así que la abrí.

- “Te estaba esperando Minnie” - ¿Minnie? ¿Soy yo? – supongo que era yo, solo mi nombre aquí tiene un Min, aunque bueno… tampoco he conocido a mucha gente, solo a ese conejo Yoochun y al gato el cual todavía no se su nombre.

Me senté en la silla y miré a mi alrededor. Si estaba esa carta entonces sería para mi, o eso creo.

- Bah, como sea… - Tomé un pastelito y me lo comí, ¡Estaba delicioso! Seguí comiendo y saciando mi hambre hasta cuando me di cuenta de que ya no podía comer más – Oh, delicioso… - Susurré y comencé a sentir un extraño sueño.

Cuando me di cuenta estaba en una cama, me había quedado dormido… De seguro le pusieron algo a la comida, intenté levantarme pero algo no estaba bien, lo mismo me pasó cuando intente hablar.
Mis manos estaban amarradas a la cama y un incomodo pañuelo me cubría la boca, imposibilitándome el habla.

- ¡Hmmm! – intenté soltarme pero nada ¿Cómo pude ser tan idiota? Obviamente no debí confiarme, pero ¡Tenia tanta hambre!

- Al fin despiertas, dormilón – Esa voz de nuevo, ¡Era ese gato molestoso! – Oh cierto, no puedes hablar… creo que te haré esto más cómodo… - se acercó a mí y me sacó el pañuelo que cubría mi boca.
- ¿Por qué me molestas tanto? – pregunté, él me sonrió y subió a la cama sentándose sobre mi regazo.
- Debo hacerlo –
- ¿Cómo que debes? ¡No es cierto! ¡Ni siquiera sé quién eres! –
- Soy Yunho, tonto… Y si es cierto, debo hacerlo –
- No soy tonto, y me llamo Changmin –
- Lo sé, Minnie… - acercó su rostro al mío y yo lo alejé, intentando resistirme – Oh, no seas orgulloso… -
- ¿Orgulloso? ¡No voy a dejar que me violes así como lo hizo el conejo! –
- ¡Oh! ¿También lo hizo contigo? ¿Te dolió? – Preguntó mientras sonreía coquetamente.
- N… no, él no… -
- Ya veo… ¿Solo oral? – Asentí avergonzado – Entonces luego te espera algo mucho mejor –
- Cállate, mejor suéltame y deja que me vaya ¿Te parece? –
- Nah, mejor vamos a divertirnos un rato… - sonrió coqueto y yo me sonrojé ferozmente.
- ¡Claro que no! – intenté esconder mi rostro pero él tomó mi barbilla con una mano, obligándome a mirarlo.
- No seas testarudo. ¿Si lo hiciste con Yoochun porque no conmigo? –
- ¿Crees que ando de promiscuo teniendo sexo con quien primero vea? Ahhh… - gemí sin querer cuando, sin darme cuenta, introdujo su mano en mi pantalón, comenzando a frotar insistentemente mi miembro. – N… no… basta… - tiré mis manos intentando soltarme pero obviamente no pude.
- Se que lo disfrutas, no soy tonto… - comenzó a frotar mas fuerte mi miembro y a lamer mis labios, los cuales mordía fuertemente para evitar gemir.
- Vamos gime… se que quieres hacerlo – Sonrió y comenzó a mover su mano mucho más rápido ¡Era inhumando! ¡Nadie puede moverse tan rápido!
- N… no, no lo ahhh… no… - Movía mi cuerpo de un lado a otro intentando que me soltara, pero solo recibí un fuerte apretón que hizo que me corriera en su mano. Un último gemido salió de mi boca y me rendí… Dejé de forzar mis lastimadas muecas y de mover mi cuerpo.
- No creas que ya terminamos… -

Lo miré confundido, muy confundido y mis ojos se dirigieron por inercia a su entrepierna notando su evidente erección.

-¡No te atreverás! – Exclamé asustándome un poco, volviendo a mover mi cuerpo de un lado a otro intentando soltarme.
- Oh si, si lo haré… - Comenzó a bajar mis pantalones y mi ropa interior. Cerré mis piernas fuertemente pero él tenía más fuerza que yo y las abrió, posicionándose entre ellas.
- D… déjame… - Le rogué y solté un grito cuando sentí sus dedos en mi entrada, introduciéndolos rápidamente y comenzando a moverlos de adentro hacia fuera.
- Ahh… ahhh… Hmm… por favor… - Seguía negándome y quejándome aunque en el fondo, luego de que introdujo un tercer dedo, comenzaba a ser placentero.
- Quiero que gimas mi nombre… - susurró sensualmente en mi oído, lamiéndolo lentamente.
- No lo haré… - Me quedé mudo cuando lo vi bajando sus pantalones, dejándome apreciar su anatomía completamente y mi vista se posó en su erguido miembro. Mi corazón comenzó a latir a 1000 por segundo.
- Si lo hago rápido no dolerá tanto – sonrió
- ¿Q… que cosa? ¡¡Ahhh!! ¡Yunho!! - Su miembro caliente me penetró de una estocada. Comenzó a moverse dentro de mí rápidamente y mi miembro comenzó a levantarse nuevamente. Los hombres no somos poli-orgásmicos, ¡¿Cómo diablos puedo excitarme nuevamente?!
- Oh, funciono… -
- ¿Q… qué? Ahhh… - entrecerré mis ojos por la excitación y por sus embestidas que apenas me dejaban respirar… Quería más, necesitaba más, sentirlo cada vez más adentro.
- Lo que le… puse a la comida… Míralo… está erguido y orgulloso nuevamente – habló entrecortadamente, embistiéndome con más fuerza.
- Eres un… un… desgraciado… -
- Aún así lo disfrutas… hmm… -

Comenzó a masturbarme nuevamente y a tocarme completamente… mi piel ardía con cada roce.

- N… no es justo… yo también quiero… tocar… Ahhh… - Me quejé tirando mis muñecas, intentando soltarme.
- Me golpearas – Dio una embestida más fuerte y grité.
- N… no… no lo haré… oh mierda… -
- ¿Cómo s… se si no lo harás? –
- ¡Solo suéltame de una vez! –

Yunho sonrió y con una mano desamarro los nudos que impedían que mis manos se movieran. Apenas las sentí libres rodeé su cuello y acerqué mi rostro al mío, atacando sus labios lujuriosamente. El gimió por el fuerte e inesperado contacto.

- Más fuerte… - gemí en su oído.
- Así me gusta… un Changmin entregado… y… ahhh…. – Mordí su cuello fuertemente. Ya no sentía ni una pizca de dolor. Todo lo contrario. …el hizo caso a mi petición, salió de mi interior y me penetró fuertemente. Grité de placer.
Comenzó a mover cada vez más fuerte su mano, mi cuerpo ardía, la temperatura aumentaba cada vez más cuando me sentía venir… hasta que me corrí en su mano nuevamente. Luego sentí algo viscoso y caliente desparramándose en mi interior, seguido del gemido más sensual que haya escuchado jamás.

Me quedé quieto intentando regular y calmar mi agitada respiración. Ya van tres orgasmos a lo largo del día, quizás quede tonto luego de esto.

- Quedaré traumado el resto de mi vida… - …el rió.
- Aún así será un trauma placentero… y tendrás erecciones cada vez que lo recuerdes. –
- No fastidies, baboso –
- Wow, hacía bastante tiempo que no me divertía tanto. – sonrió saliendo de mi interior, gemí suavemente y se recostó a mi lado.
- Y yo nunca, hasta hace unas horas era virgen – reí irónico.
- Oh, eso lo hace aún más sexy –
- Creo que en este lugar son todos unos malditos y violadores sexys –
- ¿Te parezco sexy? –
- No voy a mentirte… - le sonreí coqueto y él me devolvió la sonrisa.

Nos quedamos recostados uno junto al otro largo rato, sin decir nada. Estaba muy cansado como para entablar conversaciones, y creo que Yunho pensaba lo mismo. Luego de más o menos una hora que estuvimos en la misma posición, Yunho se giró mirándome.

- Puedes darte una ducha si quieres… -
- Oh si, la necesito… -

Me levanté y me di la ducha, aproveché que estaba en el baño y me curé la rodilla, la cual tenía lastimada luego de la caída. Luego me vestí con una ropa que me encontré en una de las habitaciones y dejé lavando la mía.
Cuando volví a la habitación me encontré con algo que me pareció verdaderamente adorable. Yunho dormía placenteramente en la cama, acurrucado de una manera muy extraña, igual a un gato. Ya se había vestido. Mis ojos brillaron como cuando vi la cola de Yoochun, pero esta vez fue al ver la larga cola de Yunho, ¡Y sus orejas! ¡Oh! ¡Pero qué adorable!

Me acerqué lentamente sentándome a su lado, mis manos, como si tuvieran vida propia, se movieron hasta tocar sus orejas.

- Suavecitas… - sonreí idiotamente, mis manos dejaron sus orejas para dirigirse a su cola – Woh… genial… - Mi sonrisa creció, continué con lo que hacía cuando sentí que Yunho se movía, lo miré pero seguía durmiendo. Volví a tocar sus orejas, él sonrió y… ¡Comenzó a ronronear! ¡Oh, voy a morir de amor! Es demasiado adorable… Aunque luego me golpeé mentalmente al recordar que este “gatito adorable” fue el que me violó hace un rato… Y no pude evitar reír, haciendo que el susodicho despertara.

- ¿Qué haces aquí? – preguntó estirándose cuan gato era.
- Juego contigo… - respondí tranquilamente, jugando con su cola la cual se movía lentamente.
- ¿No tienes nada más entretenido que hacer? –
- Ehh… Déjame pensarlo… No, nada - sonreí saltando sobre la cama para alcanzar sus orejas. …l se movió para que no lo lograra pero caí sobre él, rodando ambos cama abajo – Ouch… ¡Ya perdí la cuenta de cuantas veces me he golpeado a lo largo del día! –
- Oye, ¿Y esa ropa? – me preguntó mirándome de pies a cabeza.
- La encontré, la mía se está lavando, he tenido mucha actividad física y no me gusta estar sucio. –
- Entiendo, de todos modos puedes quedártela… No es mía pero no creo que alguien vaya a preocuparse por ella –
- Ok, como quieras… ya me voy entonces –
- ¿A dónde vas? –
- No sé, a buscar una salida supongo. Quiero volver a mi… - Me quedé callado un rato y medité sobre mi respuesta. No quería volver a casa, ¿A quién engañaba? ¡Ya no tenía hogar! Me fui de ahí y definitivamente no volveré.
- No tienes hogar, ¿No? –
- Cállate, me las arreglaré solo… - me levanté algo enfadado, no con él, sino conmigo mismo.
- Como quieras… -
Me levanté y salí de la habitación, con rumbo a la cocina. Si quería buscar una salida de seguro sería un largo camino. Y no pensaba en volver a comer esas asquerosas frutas que había en el bosque.

Llené un bolso que encontré (Si, lo encontré, si no le importaba la ropa tampoco le importaría el bolso) con provisiones, guardé mi ropa lavada y salí de la casa.
Cuando ya había salido sentí un movimiento en las hojas de los árboles pero lo ignore. “El viento” pensé. Seguí caminando y volví a escuchar el ruido, paré en seco y el ruido cesó. Sonreí. “Creo que ya se quien es”.

- ¿Hay alguien ahí? – pregunté con un temor actuado, si hay algo que se me hace fácil es mentir. Como era de esperarse no recibí respuesta. Seguí caminando. El ruido se repitió varias veces detrás mío. Sonreí y me giré rápidamente. No había nadie. – Si crees que no se que eres tú estás muy equivocado. –
- ¡Oye! Así no es divertido… - saltó del árbol quedando a mi lado, con un puchero en el rostro.
- ¿Deseas algo, Yunho? –
-La verdad no… es solo que… - se quedó callado un rato – Estoy aburrido y no sé qué hacer… -
- ¿Y quieres venir conmigo? – Sonreí
- ¡No! – Orgullo. Claro que quiere venir conmigo, ¿Cree que soy tonto?
- Entonces seguiré mi camino… - comencé a caminar y escuché como se quejaba por lo bajo.
- ¡Oh! – Me di vuelta para mirarlo - ¿Pasa algo? – pregunté

El sonrió, parecía haber recordado algo. Comenzó a caminar hacia mí, quedando ambos frente a frente. Iba a preguntar pero sentí sus labios sobre los míos y mi corazón comenzó a latir nuevamente a 1000 por segundo.
Lo empujé y me alejé totalmente avergonzado y sonrojado (No podía verme pero el calor intenso en mis mejillas me delataba)

- ¿Q… qué demonios te pasa? ¿Por qué hiciste eso? – Exclamé
- No se… solo me dieron ganas de hacerlo – Rió – De todos modos… no puedes irte aún –

Lo miré preguntándole con la mirada porque. El sonrió nuevamente.

- Tienes que venir conmigo… Me mandaron a buscarte –
- ¿Quién? –
- Todo a su tiempo, pequeño… -

Caminó hacia mí, pasó por mi lado y siguió el camino que yo tenía. Suspiré y lo seguí, no tenía nada más que hacer ¿Y para que mentir? No conozco el camino ni sé como regresar de donde vine.

Luego de un rato comencé a sentir hambre y saqué una barra de dulce que saqué de la casa. Yunho me miró y frunció el ceño.

- ¿Me robaste comida? – preguntó y yo abrí el envoltorio, comiendo un poco del dulce.
- Tenías bastante así que no te afectará, no seas tacaño. –
- Como sea… -
- ¡¡Changmin!! –

Yunho y yo miramos hacia donde se escuchaba esa voz.

- ¡Yoochun! –

El nombrado corrió hacia mí, tomó mi rostro entre sus manos y me besó repetidas veces. Me alejé rápidamente de él y me sonrojé.

- ¡Deja de hacer eso! –

Escuché la risa estrepitosa de Yunho y fruncí el ceño, molesto.

- Ay, no seas así… - se cruzó de brazos - Estaba buscándote, tonto… Te desapareciste de la nada ¡Aún queda mucho camino y estamos muy atrasados! –
- ¡Oye! ¡Tú fuiste el que desapareció! ¡No me eches la culpa a mí! –
- Bien, entonces yo ya me voy… Cuídalo, Yoochun – Yunho le guiñó el ojo y Yoochun le respondió con una coqueta sonrisa. ¡Todos aquí son unos degenerados!

Yunho salto a un árbol y desapareció con una sonrisa en su rostro. Yoochun me tomó de la mano para comenzar a correr pero yo apreté su colita esponjosa.

- ¡Dije que no tocaras mi cola! – Se alejó
- ¿Si tu puedes besarme porque no puedo yo tocarte la cola? – pregunté haciendo un puchero.
- Porque tu disfrutas los besos, a mi me duele que me aprietes la cola, ¿Entiendes? –
- ¡¡Yo no lo disfruto!! - Grité totalmente sonrojado. El me tomó de la mano riendo y comenzó a correr.

Corrimos un largo camino hasta que llegamos a un extraño lugar, había alguien ahí que cuando nos vio corrió hacia nosotros.

- ¡Changmin! ¡Te estaba esperando! –


*************

Siguiente

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Un HoMin muy apetitoso \(*¬*)/

Publicar un comentario

Changmin x all♥~ X'DDDD