Have an account?

chang~friends

Changminizada Yuuki Fic's

lunes, 7 de junio de 2010

Cortesía de la casa ~~II~~




..::Cafetería Sweet Delice::..
~~II~~



-Muy bien hyung ya está todo listo…- murmuro Minho.

-El horno está listo también…-

Y comenzó a mezclar el azúcar y la harina, bajo la atenta mirada del mayor, sin mencionar que su hyung estaba extraño, demasiado tentador sería la palabra adecuada para describirlo, decidido a crear una atmosfera más cómoda levanto el rostro con una amplia sonrisa dejando de mezclar un momento, cualquier cosa que fuese a hacer se le olvido, pues chang lo miraba con una sonrisa linda e infantil recargando su rostro sobre sus palmas como si fuese la cosa más interesante del planeta.


-¿qué…que pasa hyung…?-

-nada…-murmuro ampliando la sonrisa, y azorado minho volvió a su mezcla sumiéndose en sus nerviosos pensamientos, changmin se encamino hacia minho rodeando la barra desde donde había estado observando, más les valía a los estúpidos de sus hyungs que esto funcionara, o los patearía hasta que sus propias piernas fueran las que sangraran, minho vertió sobre la mezcla un par de huevos, y hundió las manos entre la harina y el líquido, respingo avergonzado cuando sintió todo el masculino (y musculoso *O*) cuerpo de su hyung pegarse un poco a él, mientras las fuertes manos tomaron las propias hundiéndose también entre la mezcla.

-Supongo que ya es hora de poner de mi parte si no nunca voy a poder hacerlo…-murmuro el moreno sonriendo, intentando no invadir de más el espacio de su dongsaeng, Minho asintió concentrándose en la mezcla mientras poco a poco el rostro se le coloreo súbitamente y se atraganto con su propia saliva, changmin dirigía los movimientos de sus manos empezando a formar una masa fría y pegajosa, sus dedos se entrelazaron mientras los movimientos eran más precisos y seguros, la masa se fue despegando poco a poco de su piel hasta que formaron una sustancia más estable, aun desconcertado por el calor que emanaba de su cuerpo y ese aroma que comenzaba a marearlo, muy sutilmente alejo una de sus manos de las de changmin, pues una vez lista la masa se había dedicado a jugar y a acariciar su piel mientras sentía que cada vez el aire y la movilidad iban disminuyendo, una semana esperando verlo aparecer para aclarar las cosas y… y cuando lo tiene enfrente tartamudea como idiota y se avergüenza como niña, aunque por dios quien lo manda a ser tan caballeroso, y más aún a regalarle objetos altamente a vergonzantes y dulces, dejando de lado su nueva apariencia, que estaba seguro haría babear hasta a key.

Con su mano libre se acerco de nueva cuenta hacia el traste con harina y changmin se dijo ahora o nunca, tomo su mano antes de que llegara a su destino y la hundió en el refractario con crema batida, la frialdad de la sustancia lo hizo temblar y quedo atrapado entre el cuerpo del mayor y la mesa de madera, un ligerísimo gemido escapo de sus labios, giro su rostro como en cámara lenta y los ansiosos labios del mayor sorpresivamente tomaron los suyos, cerró los ojos y correspondió el gesto con dulzura dejando que la saliva se mezclase y que el pulso errático de su respiración se relajase, escuchando el chocar de la crema cuando sus manos se entrelazaron, la extremidad de min que se había mantenido quieta acaricio y presiono con fuerza las caderas de minho encerrándolo aun más contra su cuerpo y esa mesa de madera, soltó sus labios con un suave y sensual mordisco que hizo temblar cada parte de sus cuerpos, Min chan mantenía los ojos cerrados y se aferraba con fuerza a la mesa de madera, estaba seguro que la mano de changmin estaba a punto de ponerse morada de tan fuerte que la sujetaba.

Chang observaba admirado el estado en el que había dejado al menor ni si quiera estaba respirando y eso realmente lo preocupo.

-Mif!!-antes de siquiera terminar su oración los labios del menor lo asaltaron con temor recubierto en dulzura, sus labios temblorosos acariciaban los propios con una nítida pero pasional vergüenza, que lo hacía sentir menos nervioso y vulnerable concentrándose precisamente en eliminar esas sensaciones en su prisionero dongsaeng, sin notarlo la mano embarrada de crema se fue deslizando por el brazo de minho, ocasionándole placenteros escalofríos que le erizaban todo el vello del cuerpo, respingo asustado apartándose del beso cuando esa inquieta mano estaba sobre su estomago alzando su camiseta y ensuciándolo con la pegajosa y blanquecina crema, se impulso hacia atrás intentando empujar a max en el proceso, fallando miserablemente y viéndose acorralado de forma vergonzosa, terminando con el rostro sobre la mesa de madera, se mordió los labios intentando reprimir cualquier sonido mientras la caricia del mayor termino de alzar su ropa, termino de ensuciar su torso y termino por arrancarle un ruidoso gemido cuando presiono indeciso uno de los suaves y rosados pezones del menor.

Changmin se inclino sobre el cuerpo caliente de Minho y deposito un suave beso en su nuca, al momento en que sus manos se paseaban por las caderas y las costillas regalando fieras y candentes caricias, que le provocaban casi dolorosos espasmos obligándolo a menearse suavemente hacia atrás y hacia adelante rozando su trasero con las caderas de su hyung.

-Chang…changminie…-murmuro en un gemido inconsciente impulsándose un poco más hacia atrás, de alguna forma su cerebro no respondía como él quería, y solo podía sentir las caricias multiplicándose cada vez más logrando llevarlo casi a un colapso insipiente…


… a punto de derretirse…


Y de un momento a otro yacía sentado sobre la mesa con la camisa levantada, con una pierna sujeta por changmin elevándola un poco mientras la otra se aferraba con fuerza a las caderas del mayor, sus manos aferrándose con ansia al cuello y esa mano torturando el botón de su pantalón abriéndolo con rapidez, tironeando y buscando así mismo bajar el ziper.

Con la mirada cristalizada se separo del beso y observo detenidamente a Changmin, su expresión delataba su estado y la situación en la que ambos se habían envuelto de un momento a otro, minie le sonrió pícaro, regalándole un suave roce de labios y después se hundió en el sudoroso cuello que sabía a esencia de vainilla, Minho se arqueo un poco y se acomodo mejor sobre la mesa ambas manos se apoyaron en la misma e hicieron a un lado cualquier objeto que pudiera ser peligroso, su mano choco nuevamente con el refractario que contenía la crema batida y esta se derramo muy cerca de ellos.

-...ahm…-gimió ansioso cuando una mordida ataco sus duros pezones, la ardorosa lengua se deslizo por el pecho mientras aprisionaba entre sus labios una diminuta porción de piel cada tanto, sin darse cuenta el menor estaba recostado sobre la mesa con una pierna flexionada, y lo azucarado de la mezcla se impregnaba con facilidad a sus papilas, era más rico que cualquier pastel, porque era el sabor de Minho, la dulzura de sus propias creaciones, la que se iba ahora entre sus labios, beso con cuidado la piel cerca del ombligo y lo escucho suspirar con el rostro todo colorado batiéndose aun más de esa blanquecina mezcla que lo estaba sugestionando de una forma impensable, porque era aun más necesario que el pastel de frambuesa que termino de enamorarlo del dulce niño que estaba ahora entre sus brazos.

Si bien todo era medio planeado y medio espontaneo la imagen frente a sus ojos era más erótica que los 30GB de porno que tenía en su PC y que pronto remplazaría por fotografías de Minho, con la camiseta atorada entre sus manos sobre su cabeza y esta misma cubriéndole los ojos, la boca semi abierta jadeando queda y avergonzadamente su nombre y esa maldita crema que no tardo en esparcir sobre los pectorales y el tórax marcando con rudeza a un lado de los pezones, mordiendo el ombligo, raspando la piel de las caderas…

-¡¡ah!! ¡¡HYUNG!!!!-grito cuando se vio despojado de sus pantalones y ropa interior, sacándose completamente la camiseta enredándose unos minutos con ella sobre la cabeza, revolviéndose el cabello y haciendo una linda mueca como si estuviese a punto de llorar de vergüenza, y changmin rió con ternura como un lindo caballero, se acomodo entre sus piernas y se posiciono sobre él tomándole el rostro y besándole los labios con cuidado haciéndolo tragar una frambuesa mientras sus lenguas se acariciaban con ternura esparciendo la dulce acides de la fruta por todo el lugar.

Y el beso se hizo largo, necesario y asfixiante, las manos de changminie se aferraron al trasero y frotaron con delicadeza la entrada del moreno, quien correspondió separándose del beso arqueándose de forma explosiva sintiendo su erección endurecer más y empezar a humedecerse, mientras el propio sudor de sus cuerpos y lo pegajoso de su piel hicieran un ruido curioso y excitante cuando con vergüenza y timidez levanto el suéter negro de changmin dejando al descubierto todo su torso y su fuerte espalda, temblando sin quererlo realmente cuando la dureza de los pectorales y la firmeza de los bíceps se pegaron a él sin dejar de repartir suaves besos a su cuello, parando unos instantes para sacarle el cálido suéter que lo hacía verse genial, aunque pensando en su situación actual prefería verlo sin ropa, y se sonrojo furiosamente cuando la humedad se apodero de su vientre, los labios de changmin repartían mordiscos deliciosos y lamidas lujuriosas a la zona, besando cada tanto el endurecido y palpitante miembro desesperando notablemente a Minho, quien levanto un poco las caderas embistiendo levemente sobre sus labios, aprovechando el movimiento trago la punta y comenzó a deslizarse por toda la longitud, tomando con fuerza los temblorosos muslos, sintiendo las erráticas caricias que Min chan depositaba sobre su cabello, presionándolo un poco para aumentar las succiones, que empezaban a descender de forma paulatina, con la respiración agitada dejo una notable marca sobre la cara interna de su pierna, y presiono la rosada y temblorosa entrada con dos de sus dedos, que yacían cubiertos de crema dulce.

-AH!!!!!-un grito escapo de sus labios cuando sintió la intima caricia arrebatarle un poco de cordura, y se sujeto con fuerza a la mesa cuando los labios del mayor se perdieron entre sus piernas nuevamente, obligándolo a gemir ruidosamente, sintiendo la lengua acariciar sus paredes internas, y su mano agitar su erección con precisión, un curioso dedo se unió al agasajo y no pudo reprimirse cuando se introdujo de golpe en su interior , todos sus músculos se tensaron y se corrió entre las manos de changmin, ni siquiera pudo gritar cuando la intromisión lo hizo temblar completamente, changmin retiro con cuidado ese digito del interior de Minho, llevándose a los labios los residuos de su esfuerzo, sonriéndole al agitado moreno, haciéndole saber que era delicioso, la hipersensibilidad lo hacía estremecer con esas simples acciones de su hyung, mientras sentía el sudor correr por todo su cuerpo, y el semen escurrir hacia su entrada, la cual se contraía con intensidad…

En un arrebatador impulso, jaló a Changmin de nueva cuenta contra su cuerpo, sacándole una sonrisa satisfecha aun en medio del beso, le hubiera hecho caso a Yunho, por alguna extraña razón el ya lo sospechaba, Changmin deslizo sus manos por toda la espalda y lo afianzo hacia sí, del trasero, se levanto con él en brazos y corrió apresurado a su habitación, dejándose caer con fuerza sobre la cama, sacando sonrisas propias y ajenas, tontas y enamoradas, y también algo agitadas, siguieron besándose unos instantes, mientras minho se encargaba de despeinar totalmente a Changmin, y este último intentaba sacarse con rapidez los pantalones.
-Sa..bes…hyung…me gusta la… forma en que hablamos…-murmuro torpemente, pegando su frente a la de minnie, recibiendo un casto besito en la nariz.

-Ya habrá tiempo después…ahora-beso-…solo esfuérzate en relajarte-un beso más largo y profundo dio inicio, no pudiendo evitar jadear con fuerza cuando sintió la desnudes del mayor pegarse a él totalmente, sintiendo los estragos del momento caer volátilmente sobre su miembro, que hormigueo ansioso de más contacto, con demasiada delicadeza changmin deslizo dos de sus dedos por el pasaje del menor, sintiendo perfectamente contra su pierna las contracciones que recibía la endurecida erección de Minho y la tensión del lugar demasiado palpable sobre sus dedos, que comenzó a mover con empalagosa melosidad.

Se levanto un poco, dejando caer a Minho sobre su cama con algo de rudeza, observándolo aferrarse con velocidad a las mantas, abrió un poco las piernas del moreno e introdujo de nueva cuenta sus dedos, sintiendo el lugar demasiado cálido y ansioso, pues palpitaba cada tanto contrayéndose y cerrándose alrededor de sus dedos, Minho mantenía los ojos cerrados, sintiendo esa caricia aumentar los roces, lamió sus labios sintiéndolos dulces, y fue entonces que una bofetada de realidad lo asalto, abrió los ojos algo alterado y medio se sentó con movimientos erráticos y torpes, dejando a min en medio de sus piernas, tocándolo de forma intima y descarada.

Un beso ansioso lo asalto de nueva cuenta, cuando esos dedos dejaron su entrada tranquila, tirándolo de nueva cuenta sobre la cama, la bofetada de realidad quedo un poco relegada, cuando, una de las manos de Minho acarició una de las orejitas de changminie, quién soltó un quejido doloroso, separándose un poco del beso.
-¿Te duele…?-pregunto en un susurro Minho con los ojos semi abiertos.

-Un poco, los hicieron hoy…-respondió sonriéndole de forma graciosa y desigual.
Min chan correspondió la sonrisa, y regalo un dulce besito a la zona enrojecida, dedicándole suaves caricias, cambiando un poco de posición quedando ahora encima de min, beso con cuidado la frente los ojos y los labios, con ese aire mimoso, con el que siempre trato a Changmin, y volvió a besar el oído lastimado, minie sonreía enternecido, en verdad que era lindo su niño adorado, y aumento aun más su alegría al sentirlo morder su cuello, obligándose a jadear fuertemente cuando se sentó repentinamente sobre sus caderas aplastando un poco su hinchada erección.

-¿qué...Ocurre...?-pregunto acomodándolo de las caderas sobre su cuerpo, por alguna razón un pinchazo placentero lo recorrió completamente, al verse debajo de Minhis.

-Hyung…dejaste el horno prendido…-murmuro removiéndose inquieto con las mejillas y la piel al rojo vivo, haciendo amago de levantarse.

-¿qué…?espera…-dijo jalándolo hacia su cuerpo, evitando que se levantara.

-Voy…yo…-

-No… importa hyung…además creo… que moriré de vergüenza…si seguimos…-y se enredo con una sabana desde los hombros, intentando nuevamente levantarse, mientras Changmin lo volvía a jalar con fuerza de una pierna.

-Ya dije…que voy yo…-murmuro con ese tono cero amable, que olvidó no funcionaba con Minho, quien lo ignoro, esquivando su mirada, moviéndose para levantarse cosa que hizo mejor que las veces anteriores, y un último jalón por parte de changmin, lo hizo caer sobre la dura erección del mismo, penetrándose sin nada de delicadeza.
-ahg!!!!!-gimió adolorido recargando sus manos sobre el pecho de minie, con los ojos cerrados y los labios apretados.

-¡¡¡¡Dios!!!!-Gimió sin fuerza, sintiendo la asfixiante sensación de estar dentro de Minho, quien aprisionaba su miembro, mientras este palpitaba ansioso por moverse.

-Minho…-murmuro agitado tomándolo del rostro, obligándolo a abrir los ojos.

-Rela…jate…-murmuro antes de besarlo e incorporarse un poco, ayudándolo a deslizarse con cuidado sobre su miembro, oyéndolo, gemir y suspirar quedamente.

-Creo…que ahora…si voy…a morirme…-murmuro sobre los labios de minie, aferrándose con fuerza a la sabana que lo cubría para después besarlo, deslizo sus manos tras el cuello y se movió ligeramente, arremetiendo contra el torso de min, haciéndolo temblar, y sonrió satisfecho intentando olvidarse del dolor de su entrada, aumentando sus conteneos sobre las caderas de changmin, concentrándose en ese furtivo hormigueo, que se deslizaba por toda su columna, se besaron intensamente cuando, las caderas de Changmin se impulsarón acompañando los movimientos de Minho, rozándose con cuidado, perdiéndose en su burbuja, olvidándose de todo, en uno de sus fortuitos arranques el mayor tiró al moreno de nuevo contra la cama, levantando un poco una de sus piernas y jalándolo con precisión y delicadeza hacia sí, chocando sus caderas, con más amor, que ansia placentera, otorgándole esa sonrisa confiada, provocándole un vuelco en el corazón, obligando a cerrarse poco a poco alrededor del changmineitor (*esta flipando*), escuchando la armonía de sonidos, la compatibilidad de sus respiraciones, y el aturdimiento de sus corazones, porque ahora su piel hablaba por ellos, caricias furtivas y besos necesarios, es lo que compartían y compartirían siempre, porque era la primera vez…que un gusto, o simple admiración iba más allá… porque ahora todo iba más allá de vulgares y simples palabras, porque era desfallecer con un roce, sentirse morir al entregar algo tan especial para ambos, olvidando todos sus conflictos y dudas, sus miedos e irrazonables pensamientos, esperando no separarse nunca…nunca…

Y una última y potente embestida por parte de chang, lo obligo a correrse nuevamente, con una inexplicable explosión de sentidos y sentimientos, siendo seguido por su amante, quien rego toda su esencia, sus promesas y sueños en el interior de su cuerpo, porque ahora ya le pertenecía, todo… todo era suyo…
Un te amo acarició su piel como el viento antes de caer rendido entre los brazos de su sueño, porque ahora dormido o despierto, tenía que abrazarlo…


**********


Hacía algo de frío y tembló, sin ser realmente consciente, aferrándose a ese suéter que era sumamente grande para él y también para el dueño de la prenda, pues le quedaba como vestido, se quedo quieto unos instantes más, hasta que el embriagador aroma de Changmin le inundo todos los poros de la piel, parpadeando nervioso, fue como despertó, obligándose a creer lo que había pasado porque no fue un sueño, sentándose con cuidado sobre una almohada que estaba cerca, no pudiendo ignorar el ligerísimo ardor en el trasero, se aplaco el cabello y busco con la mirada a changmin, encontrándose a su lado a ese adorable y diminuto pudlle que tomo entre sus manos y acarició con tanto amor que el pobre se abría derretido, unos ruidos en la puerta lo hicieron voltear a ver, Minnie venía entrando con unos sándwiches y un par de vasos con leche, comida que preparo después de limpiar su desastre, sus miradas chocaron y recibió una increíble sonrisa, y se sonrojo mucho cuando reparó en el desnudo torso de min y todas las marcas que él no recordaba haber hecho.

Antes de si quiera poder decir algo un beso cariñoso y juguetón le asalto los labios, esa mirada llena de amor lo hizo temblar y para rematar esa pregunta-¿Te duele mucho?-

Un quejido ahogado asusto a changmin, mientras él se enredaba entre las mantas todo avergonzadísimo, cubriéndose completamente.

-¡¡Hey Minho!! ¿Estás bien?, ¡¡¡¡lamento mucho haber sido un bruto!!!!

-¡¡¡¡¡Te juro que la próxima vez, lo haré con más cuidado!!!!!

-¡¡ya se déjame revisarte!!!!!!

Y minho solo sonreía bajo las mantas, su hyung estaba histérico, no era nada grave es solo que era tan increíble.

Changmin comenzó a jalar las mantas con fuerza, mientras gritaba un montón de barbaridades como “no estás muerto ¿verdad?”, o “¿ya te arrepentiste?” o “No me digas que te duele muchisísimo y que por eso ya no me vas a dejar hablarte, ni tocarte y todo lo que termine en arte…” y entonces Minho cedió, antes de que siguiera hablando tonterías y Changmin se fue de bruces al suelo enredado en las mantas, el se deslizó por la orilla de la cama y asomo la cabeza con el muñequito entre sus brazos, mientras changmin se incorporaba de pronto quedando frente a él-¿Estás bien?- Indago Minho dándole un besito tierno, intentando controlar su vergüenza.

-Sip…-asintió eufórico como un niño pequeño dándole otro beso rápido.

-¡Por cierto! ¿Quieres ser mi novio?-

Y minho volvió a enredarse entre las mantas sacándole otra sonrisa enamorada y tierna al chango feoso, quien lo abrazo por la cintura recostándose a su lado.
-¡¡Minho!!-lo llamo con tono infantil, haciendo un puchero que el menor no veía pero imaginaba.

-si quiero…-murmuro de forma ahogada por las mantas, y muy muy quedito.
Changmin soltó una risotada eufórica y se abrazo con más fuerza al cuerpo de su novio, destapándole la cabeza antes de robarle un beso.

Porque de ahora en adelante los besos en la cafetería, y las rabietas de un pelirrojo imbécil, van a ser cortesía de la casa…

Fin!!!





Extra:
-Por cierto min y el horno?-
-Oh eso, ni siquiera lo encendí.


9 comentarios:

♥.:。✿*゚ριмвσℓιи∂α.:。✿*゚♥ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
macachangmin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
macachangmin dijo...

comenten este hermoso fic!! T_T

Anónimo dijo...

ohh...que lindo...y lo del horno...jejejejejj

bueno por favor escriban mas, piedad de estas pobres almas....
Atte: luna_z

Pochy dijo...

jajaja mori con el extra xD

me encanto el fic *-* lo encontre tan tierno
y el final me mato son tan lindos mis 2 amores
^_______^

Anónimo dijo...

madre santa!!! que buen fic!!! lo ame con locura!!! me fascina me fascina lo amo... Hay Dios!!! kiero que sigas !!! ♥0♥

Xik_YaoiKira dijo...

buenisimo!! jajaajja el final me mato XD

GABY dijo...

SI!!!!!!!!!
Q BUEN FIC
QUIERO LEER MAS FICS
ME ESTOY ENVICIANDO

Irumi Engel dijo...

jajajaja... morí con lo del horno
excelente fic...me divertí mucho leyéndolo
quiero mas changminho..por favor!!
^^

Publicar un comentario

Changmin x all♥~ X'DDDD