Have an account?

chang~friends

Changminizada Yuuki Fic's

viernes, 18 de junio de 2010

Juego de niños cap 1

Siempre toca antes de entrar


-¡Changmin!... ¡Changmin!

Entró. No estaba a la vista. Las sábanas de su cama estaban revueltas y había unas revistas en el suelo así que no podía haberse ido, nunca dejaba desordenado.

Se asomó al balcón pero no encontró más que hojas de fuego arremolinadas en el piso y la seca luz del sol de otoño. La vista era muy buena desde esa recámara, le hubiera gustado despertar un día con el espejismo de ese otoño cálido cayendo sobre el edredón, coloreándole las manos con su fría luminosidad, voltear hacia la ventana enmarcada de hojas de maple y contemplar los últimos rastros de azul en el cielo antes de que el invierno lo congelara.

Después del ruido de la puerta al cerrarla escuchó otro que provenía del baño: un leve grito ahogado… quizá.

Atravesó la puerta. La cortina de vapor se estrelló abruptamente contra su cara, era tan espesa que no alcanzaba a ver nada, y el agua caía con tal fuerza que el rozar de sus chanclas ni él mismo lo percibía. Pensó en llamarlo, pero la voz del otro cortó la suya propia y penetró en su sangre con un leve cosquilleo. Preocupado, se apresuró a abrir el cancel.

-¿Estás bie…? -comenzó a decir, pero el aire le faltó de repente ante lo que vio: Changmin estaba sentado en el piso, con la cabeza hacia atrás y la bermeja boca entreabierta. Tenía una mano en el pecho, recorriéndolo, deteniéndose a acariciar las rosas que se abrían entre la arena, y la otra deslizándose entre sus piernas con un ritmo lento pero firme, devanando su voz en suaves súplicas: gozaba de su propio cuerpo cubierto de carmines.

-Yunho… -alcanzó a decir Changmin con voz leve al verse descubierto, mientras sus ojos se abrían empañados de vergüenza.

El mayor se quedó atónito, observando a su compañero de arriba a abajo. La calidez del vapor se adhirió a sus mejillas con una dolorosa turbulencia; le arrancó el aliento ese rayo de pudor que destellaba entre las gotas de agua hirviendo.

Un momento después reaccionó al fin y se giró para salir a toda prisa de ahí sin decir una palabra. No era que nunca lo hubiera visto desnudo pero… esta vez había sentido algo, ese algo inquietante que aún circulaba por sus venas y que buscaba aprisionar poniéndose la mano sobre la boca.

Sin ser completamente consciente llegó a su cuarto. Cerró la puerta y se sentó en la cama. Sostuvo su cabeza entre las manos tratando de no pensar. Sólo había sido un accidente. Ya lo había visto antes en la regadera… aunque esta vez no estaba bañándose exactamente. Un tibio abanico se desplegó en sus mejillas. Inhaló. De todas formas tendría que bajar y fingir que no había visto nada. Exhaló con pesadumbre.


~ o ~


-¿Va a bajar a comer ya? -le preguntó Jaejoong desde la cocina.

-¿Qué?

-¿No habías ido a buscar a Chang…?

-Ajá… -atajó con brusquedad.

Jaejoong lo miró molesto y le sacó la lengua cuando se volteó.

Al poco rato Changmin también bajó a comer. Se sentó tranquilo, como siempre, y no pronunció palabra. Resultaba obvio que evitaba mirarlo, se concentraba solamente en su comida y de vez en cuando volteaba a ver a quien estuviera hablando.

- El miércoles vamos a tener libre, ¿no? ¿Por qué no vamos al ofuro o algo para relajarnos? Nos hace falta -sugirió Yoochun de repente.

-Podemos ir a Kenkorando, hace tiempo que tengo ganas de ir; dicen que hay muchas cosas -le siguió Junsu.

-Con que haya aguas termales yo voy -afirmó Jae enseguida.

-¿Y ustedes? -les inquirió Junsu.

Sus miradas se cruzaron un segundo, pero Changmin bajó inmediatamente la cabeza con un gesto frío.

-Iré -dijo Yunho sin pensar, esa conversación tenía que verse lo más natural posible.

-Yo también -tono llano.


~ o ~


Sentado en el diván de su habitación veía cómo flotaban en el cielo azul intenso despedazadas nubes color púrpura. La luz estaba apagada como en los últimos días, pues estaba sumido en un abrumador estado tal que la vista de piel descubierta lo sacaba de sí, incluso la propia, debido a un curioso paralelismo que encontraba entre la suya y la del Changmin que había visto aquella vez.

Naturalmente, con el paso de los días se había ido restableciendo la comunicación poco a poco, sin embargo seguían evitando quedarse a solas o entablar una conversación sólo ellos dos. Y eso era por afuera, pero dentro de él era aún peor: de repente se encontraba a sí mismo soslayando un pedazo de piel descubierta, captando jadeos en los ensayos, removiendo cabellos con un viento inexistente, deteniéndose en una fuente de palabras y en su resonancia embriagante, que llamaban continuamente a esa estampa que lo atormentaba.

Su corazón se aceleró un poco al recordar de nuevo la escena. Nunca había visto una vulnerabilidad así impresa en esa cara: aquel Changmin estaba completamente entregado, con un halo de inocencia mezclándose con sus rasgos sensuales, su belleza emborronada por vahos tenues. Y además, honestamente, la dimensión de lo que sostenía entre sus manos lo había dejado anonadado.

¡No! ¡Cómo podía pensar en eso! Respiró hondo. Pero el interior de su cuerpo seguía reverberando con una imagen contenida que lo arañaba con garras de lumbre y lo hacía sentir culpable. Jamás había pensado en él de esa manera, ¿por qué ahora no podía dejar de recordarlo y estremecerse?

Esos ojos vidriosos, intensos, la piel tersa temblando, la voz tibia, voluptuosa, deshaciéndose entre su racimo de lustrosas cerezas y el fruto de su deseo arrastrado por olas diminutas. Todo aquello estalló en una indeseable calidez que se extendió como mercurio, haciendo su cuerpo pesado. Dolía tratar de controlarlo. Rendido, quiso exhalar esa pesadez con voz ahogada entre la solitaria oscuridad pero, ¿y si él entraba y lo descubría también?


Siguiente

2 comentarios:

Lutien dijo...

Wooow este fic esta buenisimo!!! muy bien escrito me encanta!.
Y el comienzo es impresionante! n_n

Geovanna dijo...

esta guay!!* me gusta... (*¬*)

Publicar un comentario

Changmin x all♥~ X'DDDD