Have an account?

chang~friends

Changminizada Yuuki Fic's

lunes, 7 de junio de 2010

Mi amigo...mi obsesión - 8



Capitulo 8


JaeJoong


Era tan fácil dejarse llevar, tan sencillo quitarte la camiseta mientras caminábamos hacia tu habitación, devorándonos.
Habías conseguido que perdiese el control sobre mi mismo, y ahora no podría parar por mucho que me lo pidieses, pero aun así estabas de acuerdo con eso. Querías llegar al final.
Parecías querer arrancar mi camiseta, por eso cuando reí y te aparte me miraste asustado.

¿Creías que me iría?

No ChangMin, ya no era capaz de irme

Ambos contemplábamos nuestros pechos al descubierto, tu mirada era de lujuria y deseo, y la mía, debía ser igual pues te lanzaste a por mi sin pensarlo mucho. Terminamos cayéndonos al suelo, empezamos a reír como locos.


- Lo siento – me dijiste algo sonrojado

- No te preocupes – acaricie tu mejilla, y luego deposite un pequeño beso en tus labios – no lo has hecho a propósito.

- Jae yo te…te…- te mordiste el labio para luego sonreírme y levantarme del suelo – vamos...


Me había dado tanto miedo que hubieses pronunciado esas palabras que te callaste, sentí mi corazón completamente parado, aterrado de escuchar.

Tiraste de mi y lentamente volviste a dar besos en mi cuello, tu habitación parecía estar a quilómetros de distancia, no llegábamos, la razón era sencilla, me tenias contra la pared, mordiendo suavemente cada trozo de piel que se te ponía delante, conseguiste hacerme gemir cuando tu traviesa lengua llego al pezón, el que adornaba con un piercing, volviste hacerlo cuando me escuchaste.

¿Te gustaba oírme gemir?

Seguro que si.


Te cogí como pude y tire de ti para terminar de recorrer el maldito camino hacia tu cuarto y una vez listo, no pude aguantar mas, me acerque y a empujones caíste encima de la cama, conmigo encima.

En ese momento era yo quien cubría de saliva tu torso, mientras intentabas reprimir esos sonidos tan eróticos que tus labios dejaban escapar. Desabroche el pantalón que aun seguía en su sitio y tire de el, dejándote nada mas con la ropa interior que ya dejaba ver un miembro en pleno esplendor. Hice lo mismo con los míos y los tire por algún rincón, cosa que no me importo donde cayesen.
Pase la yema de los dedos por encima de tu punto mas sensible y te estremeciste de pies a cabeza, cosa que hizo que yo sonriese. Deje caer el peso completo de mi cuerpo sobre ti para volver a besarte. Beso que correspondiste con la misma pasión que hacia un rato en el sofá, introducías tu lengua en mi boca, sin temor, y con una confianza que hacia que temblase de arriba abajo, tus manos se habían posado en mi espalda y acariciabas lentamente mi piel, arañando cuando te mordía el labio inferior. Una mano traviesa bajo por tu pecho para luego pasar por el ombligo y llegar hasta el elástico de tus boxers, tantee un poco el lugar, pero quería hacerte perder todavía mas la cabeza, por lo que volvió a subir. Gruñiste con mi acto, y mi reacción fue morder tu cuello.
Moviste la cadera contra mi, haciendo que gimiera una vez mas.


- ¿Te gusta hacer eso? – susurre en tu oído

- S…Si – apenas podías decir una palabra

- Muy bien – intente sonar de la manera mas provocante que tenia en mi registro – prepárate Min


Sin más que decirle agarre una de sus piernas y la coloque sobre mi, tenia bien claro que haría que el menor me pidiese más y más. Empecé a moverme encima de el, con la ropa interior puesta, imite esos movimientos tan sensuales de una penetración, tal y como espere, no tardo demasiado en pedirme mas, en gemir mas fuerte, en colocar las manos en mi trasero para atraparlo y que me moviese mas rápido. Ese niño me sorprendía.

Nuestros cuerpos estaban completamente bañados por el sudor, ambos gemíamos con cada estocaba simulada, nuestros miembros no podían estar ya mas duros y los dos supimos que si seguíamos de esa manera no tardaríamos mucho en culminar. Me detuviste.


- Por favor JaeJoong…hazlo real – tu voz aunque casi perdida por el deseo, me fue de lo mas excitante

- Te va a doler - intente que no me pidiese mas

- No…no me importa, pero por favor hazlo – como hacer que entendiese que la emoción del momento se iría cuando me introdujese en él. Me vio dudar y beso mis labios – quiero que seas tu el primero en poseerme

- Pero la primera vez duele mucho – estaba mas preocupado por el, que por el dolor que empezaba a sentir entre las piernas

- Ya me lo cobrare otro día


Me dio la vuelta y se coloco encima de mi, mirándome fijamente a los ojos, sus manos ardían, al igual que su cuerpo, paso lentamente sus dígitos por todo mi pecho hasta llegar a la ropa interior y lentamente la fue quitando, dejando mi miembro a su vista. Por primera vez me sentí avergonzado por lo que estaba haciendo y quise taparme, pero el no me dejo. Se levanto de la cama y como había echo con la mía su ropa interior termino en el suelo, permitiéndome ver su sexo palpitante, se giro y corriendo empezó a buscar algo por sus cajones, poco después vino rápido a donde me encontraba y me puso un frasquito en la mano, rei un poco al verle. Sabía que tenía que hacer.


- ¿Ya tenias pensado hacer esto conmigo? – pregunte divertido, mientras el se tapaba un poco

- No realmente…pero…es que veras… - estaba nervioso, y eso no era algo demasiado bueno

- Tranquilo – había abierto el bote y cubierto mis dedos con su contenido – solo relájate



Le volví a besar al mismo tiempo que un dedo curioso investigaba la entrada, haciendo pequeños circulitos, para luego empezar a adentrarlo, su cuerpo se tenso al momento que llevaba la mitad de mi recorrido, intensifique el beso que compartíamos, pareció volver a concentrarse en eso, y yo pude continuar con mi labor.

El dolor que sentía me impedía estar mas tiempo preparando a ChangMin, por lo que cuando le vi medio listo me coloque encima de el. Mirándole a los ojos obtuve la respuesta afirmativa que me hizo falta para continuar. Me masturbe un par de veces antes de acercarme hasta el pequeño orificio y empezar a adentrarme en su interior. Las manos de Min parecieron querer destrozar la almohada que sujetaba en esos momentos. Detuve todo movimiento, no quería dañarle, pero sus piernas me apresaron y sus oscuros ojos me pidieron que continuase. Su cuerpo estaba tenso, y le comprendía, sabia lo que dolía y lo incomodo que era, al principio.


- Min…si quieres…- me sorprendí al ver mi propia voz mas afectada de lo que pensé en un principio - …paramos

- No…

- Pero mir…mírate…- quería que entrase en razón

- Continua…ya no me duele…de…de verdad



Me apretó contra el, arrancando un gemido de mi garganta y de la suya un grito, estaba completamente dentro de el, y eso me hizo sonreír. Con cuidado me volví acercar a el, besándole con cariño, sabia que lo mas complicado ya estaba echo y ahora solo quedaba que se acostumbrara, estaba dispuesto aguantar mi dolor y las ganas de sentir mas placer, pero no me iba a dejar ese pequeño diablillo que tenia debajo de mi. Empezó a moverse incluso antes de acostumbrarse. Sabía que le dolía, y aun así no paraba. Quise detenerle de nuevo, pero antes de darme ni cuenta ChangMin estaba sobre mi y yo tumbado debajo de el.

Gemí, gemí como nunca lo había echo, el se movía encima de mi, con fuerza, consiguiendo que perdiese el norte complemente, solo dejándome lugar para el mas puro placer. Ya mi razón no podía hacer demasiado, ni cuando veía las pequeñas lágrimas salir de los ojos de ChangMin, lo único que pude llegar hacer fue abrazarle contra mí, morderle el hombro, el pecho, el cuello, el labio inferior.
Sus labios apresaron los míos una vez más, y por fin lo escuche, el primero de sus gemidos.
Mi mano había ido a para a su endurecido y palpitante sexo y lo movía al mismo ritmo que el se movía encima de mi, gemía, muchas veces, me llamaba, o al menos lo intentaba. Arañaba mi espalda cuando yo me movía rápido dentro de el.

La habitación entera se había llenado con nuestras respiraciones rápidas y los sonidos del mas puro placer.
Dándole el último detalle cuando el orgasmo llego a nosotros. Dejándonos completamente exhaustos.

ChangMin se levanto de encima de mi con cuidado, para luego tumbarse a mi lado y abrazarme con fuerza.


- Duerme conmigo – me pidió, algo que me sonó a suplica – aunque sea solo por hoy

- De acuerdo – acaricie su pelo y me acomode al lado - descansa



No tardó demasiado en quedarse completamente dormido. Yo le observe, sus rasgos rozando la perfección, un cuerpo bien cuidado y trabajado, su forma de ser, inocente pero al mismo tiempo demasiado madura… ¿Cómo era posible que una persona así se hubiese fijado en mi?
Y lo que me era todavía mas extraño ¿En que momento mi cabeza se habia perdido por su persona?





YooChun



Era raro, JaeJoong no apareció por la mañana temprano por casa para ducharse, vestirse y luego salir hacia clase, sí, era algo muy extraño por su parte, empezaba a preocuparme un poco por el, después de todo fue por mi culpa que no durmiese esa noche en nuestro piso.

Preocupado llegue a clase con la mínima esperanza de encontrarle allí, pero fue en vano, la primera hora de clase y el no apareció.

Mi preocupación fue creciendo por momentos, ¿porque no había venido? Quizás le había pasado algo, siempre supe que era demasiado guapo como para dejarle toda la noche fuera del piso y en la calle sin ningún tipo de protección, podría ser un plato fácil para cualquier pervertido que pasara por su lado.


- O lo han confundido con una chica – pensé mientras escribía en mi cuaderno los apuntes del día – y cuando se han dado cuenta…le han dado una paliza mortal…


Sacudí varias veces la cabeza para quitarme eso de la mente, pero ideas como esas y peores cruzaban mi imaginación cada minuto.

Segunda hora y aun continuaba solo en mi sitio, veía a los demás salir y entrar como locos, y solo me parecieron pequeños juguetes, sin una vida demasiado importante o emocionante como era la mía.



- YooChun oppa – una dulce voz sonó a mi espalda – buenos días

- Buenos días


Era la chica a la que me había llevado a la cama… ¿Cuándo?....no me acordaba, pero hacia poco. Llevaba un vestido muy corto y con un escote demasiado llamativo, aunque no sabia bien el porque pues apenas tenia atributos para enseñar. Le sonreí.


- Me preguntaba… ¿quieres que salgamos a tomar algo luego mas tarde? – dijo con una timidez que me sorprendió.

- Pues – no me interesaba – lo siento, preciosa, pero tengo que hacer unas cosas luego.

- Oh…bueno no pasa nada – se veía la tristeza de mi rechazo en su mirada – otro día.

- Claro, otro día y te recompensare por lo de hoy – mentira



La chica se fue rápidamente a su sitio, pues el siguiente profesor había entrado, y por la cara que llevaba no parecía demasiado contento, se sentó en su mesa para después inspeccionar cada lugar, me encantaba la memoria que tenia ese hombre, sabia donde se sentaban todos sus alumnos además del nombre de cada uno. Era digno de respeto, no podía negarlo. Pareció algo extrañado al mirar a mi sitio, no era de extrañar, pues yo apenas iba a su clase, pero por el contrario Jae nunca se las perdía.


- Entonces se han ausentado Kim JaeJoong y Shim ChangMin… - se levanto para colocarse delante de su escritorio - ¿Alguien sabe la razón?


El silencio se propago por toda la clase, nadie contesto y yo, el único que conocía a Jae, no sabia donde se había metido o que le había pasado. La clase empezó y en ese momento fue cuando me percate de algo que por estar metido demasiado en mis pensamientos no me había fijado, ese niñato nuevo tampoco estaba. Ambos se llevaban muy bien. Se habían echo amigos.



- Estarán juntos ahora – murmure – ese desgraciado, habrá ido a la casa de ese niño rico y se habrá quedado allí…y si no ha venido…



Rápidamente mi mente busco soluciones por su ausencia, acabando todas en la cama. Mi mente no podía con esa realidad, y en mi pecho algo iba demasiado rápido, la sangre me hervía, podía notarlo en mis venas, corría y quemaba, tanto como lo que yo sentía por mi mejor amigo, ahora, en esos momentos, el amor que sentía por Jae, me estaba quemando y me mataría si no lograba que Shim ChangMin se alejase de el, antes de que me lo robase.



- La historia no se repetirá dos veces – mire para mi cuaderno, descubriendo como las preciosas letras que lo adornaban ahora no se veían por la cantidad de borrones que había encima – antes te matare Jae…tenlo por seguro…


Continuara...


1 comentarios:

xochiquetzal dijo...

~.~ me dio cosa lo ultimo que dijo Yoochun, que miedo, y es que sus sospechas no estan nada lejos de la realidad, xD
y al fin se gozaron esos niños ♥.♥ despues de tanta tension xD
necesito respirar :Q________________

Publicar un comentario

Changmin x all♥~ X'DDDD