Have an account?

chang~friends

Changminizada Yuuki Fic's

lunes, 16 de agosto de 2010

Juego de niños cap extra

~ Interludio.



Una oleada de calor lo recibió. Lo invadió el penetrante olor a madera que desprendía el lugar.

Se fue a sentar a la orilla.

El peso del cuerpo de Yunho lo aplastaba. Su presencia flotaba a su alrededor, cercándolo, desesperándolo.



¿Por qué su Hyung había tenido que hacer eso?, se preguntó abatido, ¿por qué sus besos habían sido tan dulces?, ¿por qué su cuerpo tan cálido y cómodo?, ¿por qué no había podido él mismo contenerse, por qué había cedido? Se sintió tan vulnerable… Ojalá se sintiera vacío pero la verdad se sentía tan rebozante…

-¡Yunho!- murmuró en tono de súplica.

Siempre lo había admirado: era fuerte, talentoso, muy varonil… Pero no sólo eso, tenía encanto, llamaba la atención de las personas, le agradaba a todo el mundo y se hacía respetar. Algunas veces antes había deseado ser así.

Él siempre trabajaba duro y sentía enormemente complacido cuando su Hyung lo felicitaba. Era una persona importante para él. Sin embargo, en los últimos días se había portado extraño: lo había estado evitando. Pero, ¿por qué? Era él quien había sido descubierto en una situación comprometedora. Sintió el calor poblar sus mejillas. El mero recuerdo le producía una horrible vergüenza. Mas, a pesar de haberse estado comportando así, cuando él pensó que todo estaba volviendo a la normalidad poco a poco, Yunho le había hecho eso. Se tapó la cara con las manos.

Gruñó desesperado.

¡Por qué! La verdad no le había molestado que Yunho lo… Pero él, ¿por qué se había mostrado tan débil? Sí, se había resistido al principio, mas, cuando lo había sentido sobre él y su sensibilidad había sido despertada, simplemente se había congelado; y luego, al sentir esos labios sobre los suyos, la voz de su conciencia se había convertido en un eco vago que le raspaba apenas y que fue ahogada fácilmente por el aroma de Yunho. Incluso había llegado a preguntarse en qué desembocaría aquello. Se mente había llegado al límite con esa idea.

Ahora se sentía más bien tonto e infantil. A decir verdad, se había sentido atrapado en un juego de niños que no quería perder, un juego extremadamente erótico y peligroso. ¿El premio? Difícil de decir. Y, ¿cómo saber quién ganaba? ¿Quién estuviera arriba, podía ser tan simple? No, definitivamente no lo era. Aunque había engañado a Yunho ganándole esa posición, todo el tiempo se había sentido débil, atontado; había sido brusco, eso no podía evitarlo aunque hubiera querido, era algo que no tenía remedio, pero se había mostrado ansioso, había respondido cabalmente a las incitaciones del otro, y peor todavía, estaba hundido en ese recuerdo.

¿Y si Yunho estaba jugando solamente?

Suspiró.

Era mejor no pensar más en eso, mas, si llegara a suceder algo así, no bajaría la guardia de nuevo.

~ o ~

Sus fuertes pasos hacían rechinar la madera a pesar de que trataba de evitarlo. Se detuvo y jaló la puerta. Se sorprendió un poco al verlos a todos alrededor de una mesa llena de comida. Se sacó las chanclas y fue a sentarse junto a Junsu en uno de los lados largos de la mesa. Delante de él quedaba Jaejoong, quien lucía una yukata azul oscuro con obi color vino. A la derecha de éste estaba Yoochun, con su yukata negra y obi blanco, platicando con Yunho a su lado, en la cabecera.

-Pensé que ya habían cenado- comentó.

-Se tardaron un montón en traer la comida, ¿puedes creerlo?- explicó Junsu un poco molesto.

-Eso y que nos tardamos demasiado en escoger- recalcó Jaejoong mirándolo significativamente.

-¿Yo qué? Yoochun fue el que dijo que quería soumen*, eso no tiene sentido, ¿cómo íbamos a pedir soumen en otoño?- le espetó Junsu.

Changmin rió, rompiendo la tensión.

-¿Y quién pidió el nabe?- preguntó.

-Yo, claro, yo sí sé comer debidamente- dijo Junsu, más para Yoochun que para ningún otro.

Yoochun, que lo escuchó, sólo meneó la cabeza y rodó los ojos con fingida exasperación, para volver después a su conversación con Yunho.

-Si quieres ya puedes servirte lo de este lado- le dijo Jaejoong apartando las verduras cocidas del nabe con los palillos.

Changmin tomó sus palitos también, tomó una pieza de pollo, varios trocitos de tofu, col china y muchos hongos. Junsu le hizo favor de servirle caldo.

-¿Así está bien?

Asintió.

-Anda, toma sake- le ofreció Yoochun sosteniendo una enorme botella de sake con oro.

-¡Eh! Hasta parece que estamos de fiesta- contestó.

-Claro, estamos de descanso- apuntó Yunho con una enorme sonrisa, haciendo como que brindaba con su vaso a medias.

Sintió su propio gesto endurecerse. ¿Qué podía hacer?

-Yoochun, ¿me pasas unos camarones?- pidió Xiah.- Ah, y el aderezo de ajonjolí.

-Yo también quiero- dijo más fuerte de lo necesario, queriendo distraerse.

Tomó uno especialmente grande y se lo metió de lleno en la boca. Estaba delicioso. El empanizado estaba crujiente y el camarón fresco, exquisito. Probó también la ensalada de col con zanahoria, estaba tan finamente picada que le hacía cosquillas en la lengua.

-Hubiéramos pedido kimchi-nabe, ¿no creen?- se lamentó Jaejoong.

-Por mi está mejor así, últimamente me arden los labios con cualquier cosa- contó inocente Junsu.

Yoochun se atragantó. Todos los voltearon a ver con suspicacia.

-Es que se me abren por el frío- aclaró… ¿O trató de disimular?

Changmin lamió sus propios labios. Tenían un recuerdo encarnado.

Acercó el caldo a su boca, bebió y se empujó los grandes trozos de verdura.

-¿Me pueden pasar las empanadas chinas?- pidió Yunho.

Jaejoong se las pasó modosamente.-Deja te preparo el aderezo-. Echó salsa de soya en un platito y luego agregó un poco de aceite de ajonjolí. Se lo pasó también.

-No te lo vayas a acabar, yo también quiero- pidió Junsu.

-Tú puedes hacerte el tuyo- bromeó Yunho.

-Yo te lo preparó- se ofreció Changmin.

-Gracias- dijo Junsu, acariciando su muslo mientras sonreía.

-Por nada- le contestó rozando su mano, siguiéndole el juego.

Sintió la feral mirada de Yoochun atravesarlo. Soltó la mano despacio, sonriendo descaradamente.

-¡Mejor pasen el sake!- gritó Jaejoong emocionado- ¡Vamos todos, un fondo!- En un momento el alcohol circuló, rebozando los vasos de todos.- ¡Por este día, sólo de nosotros!- exclamó.

-¡Salud!- le siguieron todos empinando sus vasos.
Changmin bebió tan rápido que un ardor le escoció la boca y se extendió incendiando su garganta.

-¿No quieres sushi?- le ofreció Yoochun.
Sonrió. Hacía tiempo que no comía aquello. Comenzó con uno de salmón. La sensación de la carne blanda acarició su lengua. Siguió con uno de atún hasta llegar a los de huachinango. Estaban todos deliciosos. Y el sabor del sake acompañaba el sabor perfectamente.

Llenísimo, se hizo para atrás, recargándose sobre un brazo. Se puso a pensar: “un día sólo para nosotros”. Inconscientemente volteó a ver a Yunho, quien comía maccha-mochi mientras escuchaba atentamente lo que Yoochun le decía, demasiado cerca para su gusto. Las mejillas le ardían. No, no podía permitirse ideas tan tontas. Parpadeó una, dos veces: se estaba mareando. ¿Había bebido mucho? No tenía idea, sólo la noción de haber alternado un cuadrito de sushi y un trago, hasta probarlos todos. Miró la comida.

-Oigan, ¿me pasan el mochi?- pidió.

-Claro, abre la boca- le dijo Jaejoong con una sonrisa.

Estaba bastante aturdido pero no lo suficiente como para hacer eso. Con la mano le quitó la bolita que le ofrecía. Lo comió con gusto. La suavidad del mochi y el delicioso sabor del helado de té verde trascendieron el espacio de su boca y se acunaron en su pecho. La frialdad del helado lo hizo temblar ligeramente. Con ese dejo de placer expandiéndose volteó a ver de nuevo a Yunho, quien, relajado, se reía y brindaba animado. Atontado y sin pensar, Changmin alzó su copa vacía. Lo encontró esa mirada, reflejo de la suya, velando deseo y vergüenza.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

JAJAJAJA YA ME DIO HAMBRE GRRR

Alma Gabriela dijo...

jajaja a mi tambien xD

Publicar un comentario

Changmin x all♥~ X'DDDD